Contrato de confidencialidad, ¿cuándo debe hacerlo?

//Contrato de confidencialidad, ¿cuándo debe hacerlo?

El alto nivel de competitividad del mercado requiere establecer sinergias entre empresas para generar negocio. Por ello es importante que a la hora de hacer socios, buscar inversores o vender nuestro producto, las partes interesadas se cubran las espaldas con un contrato de confidencialidad.

El objetivo de este contrato es evitar la divulgación de información relevante sobre el proyecto o la empresa para que solo pueda usarse con los fines pactados en el contrato de confidencialidad.

Los contratos de confidencialidad, conocidos como “NDA” por sus siglas en inglés, “Non-Disclosure Agreement”, aunque es una obviedad, deben de realizarse antes de compartir la información confidencial. Hay quienes no recomiendan a las startups realizar este tipo de acuerdo cuando están buscando inversores, desde LegaleGo opinamos que es necesario proteger nuestro conocimiento y nuestras ideas.

Normalmente, este tipo de contrato se realiza para establecer acuerdos de compraventas de acciones o de activos de una sociedad, OPAS (Ofertas Públicas de Adquisición), Joint Ventures, colaboraciones relacionadas con investigación y desarrollo o acuerdos de distribución y suministro. Sin embargo, es recomendable realizarlo en cualquier caso que se efectúe un acuerdo o proceso comercial.

Los DNA pueden ser acuerdos unilaterales, en el caso de que una de las partes, la más vulnerable, quiera proteger la información que comparte, o bilaterales, cuando son ambas partes las interesadas.

No existe un único modelo de contrato de confidencialidad. Cada NDA se debe adaptar a las necesidades del cliente y a las circunstancias de cada caso particular.

En cuanto al contenido que se debe de reflejar con claridad el acuerdo destacaremos principalmente tres aspectos. En primer lugar, deben de identificarse las partes que firmarán el acuerdo y la relación que se pretende establecer con el acuerdo (relación laboral, de socios, servicios, etc). En segundo lugar, el acuerdo tiene que definir el tipo de información que se va a compartir (un modelo de negocio, información financiera, tecnológica, desarrollo de software…). Y por último, el uso que podrá hacer la parte receptora con dicha información. Es importante, asimismo, establecer las consecuencias del incumplimiento de esa protección de información.

Lo que no se puede confundir es un contrato de confidencialdiad con el registro de una patente. Un acuerdo de confidencialidad no sirve para proteger una potencial patente. Para registrar patentes se debe proceder con la regulación pertinente. No obstante, el acuerdo de confidencialidad puede ser de utilidad para proteger la información relativa a la futura patente.

En LegaleGo Abogados contamos con abogados altamente cualificados y especializados en el derecho de la empresa y con experiencia en la elaboración de Acuerdos de Confidencialidad bajo diferentes circunstancias. No dude en preguntarnos cualquier duda sin compromiso.

Si necesitas este o más servicios de LegaleGo, ponte en contacto con nosotros a través del siguiente formulario:

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario

Tu email no sera publicado.